Testeos inteligentes deberán aplicarse donde se empiece a abrir la economía, recomienda experto

Foto: Comunicaciones UNAH-VS.

Tras la suspensión temporal de la prueba de la hidroxicloroquina por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como tratamiento contra el COVID-19, el científico hondureño Marco Tulio Medina recomendó reforzar las medidas de prevención estableciendo un control apropiado de la identificación de casos, con la realización de testeos inteligentes y pruebas PCR para detectar los casos activos de coronavirus que se están transmitiendo a otras personas.

Según Medina, los lugares donde se corre un mayor riesgo de contraer COVID-19 son los centros penales y los asilos de ancianos, ya que por la gran aglomeración de personas son un caldo de transmisión por la enfermedad.

Sugirió que se debe prestar mucha atención en estos lugares ya que representan zonas de fácil contagio, y agregó que debe haber un constante monitoreo de personas asintomáticas con el virus.

 Asimismo, explicó sobre la necesidad de hacer testeos inteligentes: ‘’El testeo inteligente se debe hacer en los lugares donde claramente puede existir una bomba de tiempo, y es crucial porque nos permite estar seguros de cómo está la situación real del país. Lo recomendable es que estos testeos se hagan también en los lugares donde actualmente se empieza a abrir la economía, esto es importante porque si no, esos sitios serán los que facilitarán la transmisión, como los mercados de Tegucigalpa y San Pedro Sula, y las maquilas’’.

Hiidroxicloroquina y método catracho

El científico hondureño habló en relación al ensayo clínico "Solidaridad con el uso de hidroxicloroquina", y señaló que el medicamento también ha sido utilizado para enfrentar el paludismo y otras enfermedades autoinmunes, y en el contexto del COVID-19 apuntó que no es una enfermedad solo pulmonar, sino sistémica, que afecta el cerebro, el riñón y el corazón, y por lo tanto puede provocar mayores problemas de salud.

‘’El medicamento está siendo investigado en otras instancias, pero para el estudio "Solidaridad", con base en los datos actualmente presentados por la literatura científica internacional, entonces se ha tomado la decisión de no administrarlo, aunque los pacientes que ya estaban con el medicamento en el estudio "Solidaridad" deberán terminarlo, puede haber una relación de dosis dependiente con relación a la toxicidad, entonces también se deberá valorar esta situación’’.

Del mismo modo continuó: ‘‘La Universidad apoyará este abordaje que evalúa diferentes estrategias tempranas para el tratamiento de personas que llegan con COVID-19 moderado o severo, que consiste en la oxigenoterapia de alto flujo, colocar a la persona boca abajo, pronación, el uso de anticoagulantes y antiinflamatorios, esteroides, colchicina y otros medicamentos incluyendo la hidroxicloroquina.

Arguyó que dicho proceso ha influenciado en la reducción de la mortalidad, ‘‘ inicialmente se tenía una mortalidad de 50%, pero actualmente con los datos es de un 15%, una reducción del tiempo hospitalario y una reducción de la posibilidad que se le intube y se le coloque un sistema de ventilación mecánica asistida, el uso de la hidroxicloroquina uno de los componentes de Catracho deberá valorarse en función de la información internacional, deberá ser analizado en los siguientes días para ver si el medicamento realmente debe permanecer en el protocolo Catracho o no, eso será una decisión que demanden hacer los investigadores principales de dicho tratamiento’’, explicó.

Además planteó que dicho proceso debe ser avalado por el Comité de Ética de la Alma Máter: ‘‘Ya hemos acordado eso los doctores Sierra, Díaz y Valerio, han estado totalmente de acuerdo, ya tuvimos la primera reunión con  la presidenta del Comité de Bioética de enfermedades infecciosas de nuestra universidad, la Dra. Wendy Murillo; y ellos ya han aplicado a este sistema de consentimiento informado y aprobado por el Comité de Bioética de la Universidad; también con el señor viceministro, Nery Cerrato, se ha planteado la necesidad que el manejo de este trabajo denominado Maíz, igualmente debe pasar por el Comité de Bioética, y toda persona que reciba este medicamento deberá aprobar (el paciente) que va a tomarlo porque así lo decide, son denominados tratamientos en fase experimental, ningún hondureño deberá tomar estos medicamentos sin prescripción médica porque existe riesgo, es decir, contraindicaciones de salud.

Aportes UNAH

El científico expresó que la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), junto a diversos académicos, plantearon realizar trabajos en lugares que son santuarios alimenticios, es decir, zonas donde el problema no es tan grave.

"Una de las propuestas que ha empleado la UNAH junto a Sir. Salvador Moncada y el rector Francisco Herrera al grupo COVID es que agarremos uno o dos municipios a nivel nacional y con el grupo que actualmente está liderando el doctor Allan Fajardo, más el grupo de Epidemiología y Virología, mostrar cómo se hace ese procedimiento que ha sido exitoso en varias regiones del mundo, como por ejemplo en Corea, en Grecia y Taiwán, en el cual se aísla a la persona afectada. Aquí el uso del Polideportivo es crucial, aislar a las personas que están contaminadas y que no regresen a zonas de la ciudad donde van a contaminar a otras, esa es la estrategia a seguir", concluyó.

Ante el aumento de casos, vale la pena agregar que a partir de este viernes las instalaciones del Palacio Universitario de la Alma Máter estarán habilitadas para alojar 200 pacientes con COVID-19, "el espacio permitirá crear una estrategia crucial, el aislamiento de casos leves con sintomatologías moderadas, asintomáticos positivos que vivan en áreas de hacinamiento deberían ser las personas que estén en este centro, permitirá una mayor posibilidad de atender a personas afectadas’’, concluyó el doctor Medina.

Noticias relacionadas:

Comentarios