The Lancet muestra preocupación por validez de datos que cuestionaban uso de hidroxicloroquina

“Hidroxicloroquina o cloroquina con o sin macrólidos como tratamiento para COVID-19: un registro de análisis multinacional” es el nombre de la investigación..

El 2 de junio, la revista científica The Lancet publicó una expresión de preocupación debido a que la investigación “Hidroxicloroquina o cloroquina con o sin macrólidos como tratamiento para COVID-19: un registro de análisis multinacional”, publicada el 22 de mayo de 2020, levantó una ola de sospechas y preguntas alrededor de mundo científico por presuntas incongruencias.

El comunicado de The Lancet expresó lo siguiente: “aunque una auditoría independiente de la procedencia y la validación de la información ha sido comisionada por los autores no afiliados con la Corporación Surgisphere (la compañía que suministró información para dicha investigación), y esperando resultados prontamente, estamos emitiendo una expresión de preocupación para alertar a los lectores sobre el hecho que serias preguntas científicas han llamado nuestra atención”.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció este día que el proyecto “Solidaridad”, el ensayo clínico internacional implementado con el objetivo de encontrar un tratamiento eficaz contra el COVID-19, retomará las investigaciones con la hidroxicloroquina después que el Comité de Monitoreo y Seguridad de Datos revisó los datos del ensayo y recomendó que no hay razones para modificar el protocolo de ensayos.

Desarrollo de eventos

Según los datos publicados en la investigación “Hidroxicloroquina o cloroquina con o sin un tratamiento macrólido de COVID-19: un análisis de registro multinacional”, elaborada por Mandeep R. Mehra, Sapan S. Desai, Franz Ruschitza y Amit N. Patel, no se pudo confirmar ningún beneficio de la hidroxicloroquina o cloroquina, ya sea en forma individual o combinados con macrólidos (antibióticos como claritromicina o azitromicina) para tratar a pacientes COVID-19 positivo, por lo que se asociaron estos tratamientos con un aumento de muertes en pacientes de COVID-19, por la ocurrencia de taquicardias ventriculares. Los descubrimientos sugirieron que estos regímenes de medicamentos no se utilizasen fuera de estudios rigurosos ya que urgentes confirmaciones son necesitadas.

Producto de dichos resultados, el lunes 25 de mayo la Organización Mundial de la Salud (OMS), anunció mediante una conferencia internacional la suspensión temporal de los ensayos clínicos con hidroxicloroquina y cloroquina en pacientes COVID-19, ya que en la investigación “Hidroxicloroquina o cloroquina con o sin macrólidos como tratamiento para COVID-19: un registro de análisis multinacional” se cuestionaba la eficacia de estos medicamentos en base a una muestra de 96,000 pacientes en 671 hospitales del mundo.

El estudio suscitó en el mundo científico sospechas por supuestas incongruencias, por lo que más de cien científicos se dirigieron a los autores de la investigación y a la revista pidiendo aclaraciones sobre datos de los 96,000 pacientes y la lista de los hospitales que formaron parte del ensayo para poder comprobarlas.

Según información brindada por el registro de Surgisphere, había información de más de 63,000 pacientes admitidos en 559 hospitales en Estados Unidos (EE UU) para el 14 de abril, cuando para esa fecha, habían 580,000 casos en total reportados en Estados Unidos, la mitad de los casos situados en Nueva York y Nueva Jersey. Ciertas instituciones australianas mencionaron a The Guardian que el número de muertes en la investigación hasta el 21 de abril sobrepasaba el número de muertes reportadas por las autoridades de salud hasta esa fecha, por lo que el director ejecutivo de Surgisphere, Sapan Desai, aclaró que un hospital asiático había sido accidentalmente incluido en los datos de Australia.

Por otro lado, Surgisphere declaró en su página web que la investigación publicada en The Lancet, así como sus otros estudios, usan un registro con información obtenida de registros electrónicos de salud, detallando: “En nuestro estudio de hidroxicloroquina, estudiamos a un grupo específico de pacientes hospitalizados con COVID-19 y hemos expuesto claramente que los resultados de nuestros análisis no deben ser sobreinterpretados por esos que no han desarrollado la enfermedad o no están hospitalizados. Definimos claramente las limitaciones de un estudio observacional que no puede controlar totalmente las variables de confusión, y concluimos que el uso no aprobado de regímenes de drogas fuera del contexto de ensayos clínicos no debe ser recomendado”.

La revista científica New England Journal of Medicine también compartió una expresión de preocupación ya que también ha publicado investigaciones en base a información de Surgisphere. Asimismo, The Lancet declaró que la “expresión de preocupación” será actualizada hasta tener nueva información.

Puede leer el comunicado en el siguiente enlace:

https://www.thelancet.com/journals/lanpub/article/PIIS0140-6736(20)31290-3/fulltext .

Noticias relacionadas:

Comentarios