Todas las universidades latinoamericanas tienen pruebas de admisión, argumentan académicos

Luego de que en la última sesión del Congreso Nacional, el diputado Rasel Tomé propusiera eliminar la Prueba de Aptitud Académica (PAA), las reacciones de autoridades, académicos y representantes estudiantiles no se hicieron esperar, y aunque existen diferentes opiniones al respecto, todos coindicen en que la discusión del tema le compete únicamente a la Máxima Casa de Estudios, tal como lo faculta el Artículo 160 constitucional.

“Somos una institución autónoma, no una secretaría de Estado. La Constitución nos otorga las potestades para definir con criterios técnicos y no políticos la gestión institucional. Defenderemos la autonomía”, fueron las contundentes palabras del rector de la UNAH, Francisco J. Herrera Alvarado.

Al respecto, el ex vicerrector de Relaciones Internacionales de la UNAH, Julio Raudales, hizo un llamado a respetar lo que manda la Constitución de la República, sin intromisiones de ningún poder del Estado, enfatizando en que los diputados deben abstenerse de tomar decisiones que legalmente le corresponden a la institución académica.

“La Universidad Nacional Autónoma de Honduras está facultada por la Constitución de la República para autogobernarse y para tomar sus propias decisiones sobre cómo evaluar, mejorar la calidad educativa y lograr que la educación superior en el país tenga un beneficio claro para la población, y no deberían ser los diputados quienes tomen esta decisión”, apuntó.

Asimismo, recordó que en todas las universidades de Latinoamérica, sobre todo las públicas, se aplican exámenes de admisión y refirió que incluso en países como Chile, la prueba se aplica a todos los estudiantes que salen del nivel secundario independientemente de la universidad a la que decidan ingresar.  

“No estamos hablando de exclusión, estamos hablando de la necesidad de generar mecanismos que permitan que los estudiantes se orienten bien y eso es lo que hace en este caso la PAA”, aclaró Raudales, quien a su vez explicó que el examen que aplica la UNAH se puede realizar hasta tres veces, además se imparten repasos y asesorías previo a su aplicación.

El director de Posgrados, Armando Euceda, coincidió con Raudales respecto a que la prueba se aplica en otros países del continente, además afirmó que esta es un indicador útil en las universidades más importantes del mundo, particularmente en América Latina.

Para Euceda quien fungió como viceministro de educación, lo indicado es solucionar la raíz del problema que se encuentra en la educación secundaria, y en ese sentido, eliminar la PAA no solventa el verdadero problema, pero reconoció que se puede mejorar. “La prueba ayuda, podemos mejorarla porque nunca los criterios son perfectos y se puede mejorar”, aseguró.

Argumentó también que antes de la prueba unos 27 mil estudiantes tenían un índice debajo del 40% y en la actualidad el índice académico ha subido significativamente, asimismo, con la implementación del examen se ha logrado reducir la repitencia y la deserción, contribuyendo a disminuir los gastos que esto representa.

La alianza estudiantil Podés–Poder Estudiantil, por su parte, es del parecer que se debe cambiar el objetivo de la PAA pero no eliminarla, y enfatizaron en que el tema se debe debatir a lo interno de la UNAH y en apego irrestricto a la autonomía universitaria.

Asimismo, el exrepresentante estudiantil y abogado Fausto Cálix, considera que para discutir el tema primero se deben llevar a cabo elecciones estudiantiles y posteriormente debatirlo desde el Consejo Universitario y no desde el Congreso Nacional.

“Hasta que se realicen las elecciones estudiantiles en la UNAH se debe llevar el debate sobre la PAA y otros temas de importancia para el país al Consejo Universitario. El Congreso se debe de abstener en tomar una decisión que puede poner en deterioro la autonomía universitaria”, posteó el joven profesional en redes sociales.

 

Noticias relacionadas:

Comentarios