TOMAR AGUA CONTRIBUYE A MEJORAR LA CONCENTRACIÓN MENTAL

Un informe científico del “Instituto de Investigación Agua y Salud” correspondiente al año 2013, revela que el agua es imprescindible para tener un buen nivel de hidratación y de sodio en las células cerebrales, la que genera la energía hidroeléctrica que nutre y asegura el buen funcionamiento de los procesos de neurotransmisión.

El informe amplia que “el descenso tan sólo de un 2% de agua en el cuerpo, puede causar pérdida momentánea de memoria y disminución significativa de la atención. La deshidratación del cerebro se asocia con la confusión mental, posiblemente debida al volumen intracelular cerebral”.

Por otra parte, la investigación plantea que  el cerebro gasta una enorme cantidad de energía y por eso, pese a que representa sólo el 25% del peso corporal, recibe aproximadamente el 20% de toda la circulación sanguínea. El agua es necesaria en estos procesos y no es sustituible por otros líquidos.

Consume más agua

Dos moléculas de hidrógeno y una molécula de oxígeno (H20) es la composición del líquido más importante para cualquier ser vivo y en el caso de los humano con mayor razón, ya que el cuerpo de una persona está constituido por casi el 70%, el agua, por lo consiguiente se recomienda consumir por lo menos dos litros de agua diarios, pese que la fórmula correcta consiste en consumir un mililitro por caloría consumida por día, o como medida casera equivalen a ocho vasos de agua diarios.

El agua, tiene que ver con el buen funcionamiento del hígado, sistema digestivo, inmunológico, los riñones, en este último caso el consumo del agua ayuda en la prevención de la formación de cálculos renales y la prevención de infecciones orinarías.

Asimismo, el agua ayuda en la lubricación de las articulaciones y los músculos, la hidratación de la piel. Además, este elemento básico es excelente colaborador para la pérdida de peso, ya que suprime el apetito y ayuda al organismo a metabolizar la grasa acumulada.

Expertos recomienda consumir agua a las horas de comida, es decir en el desayuno, almuerzo y cena, en vez de ingerir bebidas altamente azucaradas como las gaseosas. 

Noticias relacionadas:

Comentarios