UN DOMINGO EN LA UNAH

Foto archivo.

Es una mañana, soleada, con un cielo azul de esos similares a los de revista. Una pareja joven conduce a sus hijos por los campos de Ciudad Universitaria. La alegría se hace visible en los niños con una sonrisa. El motivo de sus risueñas risas son muchas; pero la atención de sus ojos se centra en un grupo de bicicletas que se asoman por una vereda, que parecen marchar al compás de la música que se escucha en el horizonte.

Le asombra esta escena. Seguramente,  y es que cuando mencionamos la UNAH, se  vienen a la mente clases, exámenes, reportes y alguna tarde con sus amigos degustando un café.  Es decir, asociamos a la Universidad con la vida  universitaria, no como diversión. Por eso, el concepto de Universidades Abiertas que promueve la Máxima Casa de Estudios se convierte una novedad dentro de una Ciudad como Tegucigalpa con pocos espacios para el esparcimiento.

En efecto, hablar de esparcimiento es fundamental  principalmente si queremos abordar la salud desde un punto de vista integral,  en ese sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) la define como “la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades".  Desglosando el concepto llegamos a la conclusión que para llegar alcanzar a  buen estado de salud, es necesario realizar actividades sociales y físicas  que nos permitan desarrollarnos como personas.

Como vemos,  para alcanzar una salud integral es necesaria la recreación, en tal relación los académicos  Rodrigo Elizalde y  Christianne Gomes; definen ese concepto desde un punto de vista conceptual en el que intervienen, actividades placenteras con potencial educativo destacándose el juego infantil, una disposición física y mental para la práctica de alguna actividad placentera,  un contenido y metodología de trabajo para el área de educación física.

En otro punto, debemos resaltar que la recreación no solo cumple una función con el individuo ya que su valor abarca la sociedad misma. Tal punto, ha sido definido por muchos sociólogos que ven las actividades recreativas como un medio para desarrollar conocimientos, habilidades, cualidades y provocar emociones, mediante una participación activa y afectiva de los sujetos, por lo que su desarrollo permite potenciar la personalidad del individuo en beneficio de la sociedad hondureña.

Teniendo en cuenta este panorama, y contrastando las actividades a desarrollarse en la UNAH, nos encontramos que  las actividades de este 2 de abril, en la inauguración del proyecto  universidades abiertas   que se  enmarca en el programa de Universidades Verdes y Saludables,  cumple  con uno o dos objetivos antes mencionados, por lo que su valor como aporte a la sociedad se vuelve incalculable en cuando  hablamos de salud.

Sin duda, la imagen visual que mencionábamos en el primer párrafo de este artículo pueden ser escenas que se repetirán en una forma y otra, con diferentes actores, acciones o actividades, pero su impacto en la salud, es sustancial para una sociedad deseosa de contar con espacios libres, abiertos y seguros para la recreación tanto física como social.  

Noticias relacionadas:

Comentarios