UNAH conoce áreas de posible apoyo a la casa hogar Bencaleth

Comisión de la UNAH junto a los niños, jóvenes y colaboradores de Bencaleth.

A través de una visita de vinculación realizada el viernes 15 de marzo, la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) conoció las áreas de posible apoyo a la casa hogar Bencaleth, situada en la colonia Cerro Grande de Tegucigalpa.

Dicha acción fue en respuesta a una solicitud realizada por la directora del centro, Dora Castellanos, ante la Dirección de Vinculación Universidad-Sociedad (DVUS) al considerar que por su quehacer, la Alma Máter puede dar un gran aporte.

“La Universidad nos podría ayudar en todas las áreas: Medicina, Rehabilitación, Música, Natación, en la elaboración de sillas de ruedas por medio de Ingeniería Industrial, en la creación de softwares, por ejemplo”, dijo.

Al respecto, Sandra Castillo, del Departamento de Vínculos Académicos y Alianzas Estratégicas de la DVUS, señaló que esta visita permitió identificar las necesidades de Bencaleth en las cuales la UNAH puede involucrarse, ya sea mediante proyectos individuales o uno interdisciplinario, tomando en cuenta que el tema discapacidad es prioritario para el país y, particularmente, para la academia.

“Poco a poco los profesores podrán ir identificando cómo se pueden integrar en procesos de vinculación con sus alumnos, en la medida en que sus asignaturas lo permitan", manifestó.

La casa hogar

Bencaleth es una institución privada sin fines de lucro, fundada hace casi tres décadas, encargada del cuidado de niños y niñas en estado de orfandad o abandono, que padecen de discapacidades como distrofia muscular, parálisis cerebral, secuelas de meningitis, microcefalia, ceguera, entre otras. Actualmente atiende a 20 “huéspedes” de entre siete y 35 años, y a 15 “alumnos” externos.

Además de vivienda, alimentación, vestuario y cuidado personal, este centro brinda medicamentos, rehabilitación física, educación básica, clases de computación y talleres tanto de serigrafía como de bisutería. Para la realización de las actividades diarias cuenta con 13 empleados de planta y algunos voluntarios.

“No es fácil trabajar con personas con discapacidad, pero hay muchas satisfacciones porque el trabajo que se hace se va viendo poquito a poco, pero se va viendo, y eso es lo importante, que el trabajo que uno hace tenga su fruto”, expresó Castellanos.

El presupuesto para su funcionamiento depende en un 45 por ciento del gobierno y el resto del apoyo proviene de distintas empresas e instituciones, así como de los ingresos generados de la venta de los productos que elaboran.

Noticias relacionadas:

Comentarios