UNAN-León incorpora modalidad por encuentro y virtualización académica por crisis COVID-19

Con la modalidad por encuentro establecida, el estudiante acude presencialmente a la universidad una vez por semana, y también desarrolla las clases con el apoyo de las herramientas de virtualización.

Este miércoles, la vicerrectora académica de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-León), Juana Mercedes Machado, en una entrevista con periodistas de Presencia Universitaria, expuso sobre los retos y desafíos que enfrenta su universidad por la pandemia del COVID-19 y las estrategias académicas que han puesto en marcha.

Machado expresó cómo desde antes que se presentara el primer caso oficial de COVID-19 en Nicaragua, como universidad comenzaron a trabajar en distintos protocolos.

“En las primeras etapas, cuando no teníamos ningún caso, lo que se hizo fue activar comisiones institucionales que se pusieran a cargo y de frente para atender las necesidades que estaban requiriendo el enfrentar esta pandemia, esto constituyó que nosotros trabajemos coordinadamente con el Ministerio de Salud y con las comisiones municipales, departamentales y nacionales que están atendiendo este proceso”, detalló.

Por otro lado, desarrollaron un plan de divulgación para que la comunidad universitaria se informara y educara en qué consistía la enfermedad de COVID-19, los efectos que podría tener y cómo podían tomar algunas acciones preventivas. Después de ello, crearon una campaña de capacitación para la comunidad universitaria y para la sociedad sobre las medidas preventivas a través de las redes institucionales oficiales.

Modalidad por encuentro

“Elaboramos una propuesta que denominamos paso de la modalidad regular a una modalidad por encuentro, con apoyo de herramientas virtuales. Utilizamos una plataforma educativa y creamos un aula que nosotros denominamos app virtual de la UNAN-León, entonces nuestros académicos, a medida que se estaban capacitando, también iban desarrollando estas aulas virtuales”, comentó Machado.

Con la modalidad por encuentro establecida, el estudiante acude presencialmente a la universidad una vez por semana, y también desarrolla las clases con el apoyo de las herramientas de virtualización. Debido al distanciamiento social requerido por el Ministerio de Educación, la UNAN-León dividió los grupos de estudiantes. Las aulas que inicialmente contaban con una capacidad de 50, no debían sobrepasar los 25 estudiantes.

Para poder llevar a cabo una modalidad por encuentro, la UNAN-León tuvo que implementar una serie de acciones para proteger a la comunidad universitaria, entre ellas la toma de la temperatura los estudiantes, la desinfección periódica de los locales, creación de condiciones necesarias para que los estudiantes se puedan lavar las manos y una capacitación continua de todos los miembros de la universidad.

“Es importante destacar que el lema que nosotros usamos es "Cuídate tú para cuidarme a mí", esto era una idea de que todos nos teníamos que cuidar”, enfatizó.

Virtualización

Según la académica, como universidad tuvieron que hacer un diagnóstico interno para conocer las capacidades tecnológicas digitales y de acceso de los académicos, así como un diagnóstico para saber cómo estaban los estudiantes desde el punto de vista de equipamiento para poder tomar una decisión.

Producto de este diagnóstico comenzaron a establecer algunas estrategias, entre las principales: estructuración y optimización de recursos tecnológicos, la creación de un programa rápido de capacitación de los docentes ya que muy pocos tenían las habilidades digitales de una educación alterativa, y creación de condiciones para que los estudiantes pudiesen acceder a algunos medios tecnológicos.

La UNAN-León también estableció como mecanismo de comunicación las redes sociales, donde el maestro de cada clase elaboró un grupo de whatsapp con los estudiantes para desarrollar un constante intercambio de información. Entre otras herramientas destacan las de office, instrumentos de la web 2, videoconferencias, chats y tareas interactivas.

En la actualidad, la universidad se encuentra terminando el primer semestre, replanteándose cómo va a ser la continuidad del segundo semestre en base a un análisis de reflexión de qué cosas se han hecho bien y cuáles no han salido como se esperaba en el primer semestre.

Políticas públicas

Para la académica, es necesario impulsar una política pública de educación en la región y definir acciones más puntuales sobre la misma, vía un proceso de comunicación que permita la articulación de las instituciones de educación superior para poder retroalimentar los procesos y hacer un intercambio de lo que se está enfrentando y haciendo. Esta política tiene que estar involucrada con los retos que van a tener que enfrentar las universidades pospandemia.

Esta política debe contemplar cuáles son los requerimientos para los académicos de las universidades y desarrollar una serie de acciones que conlleven a la mejora de la formación académica pedagógica.

Por otro lado, destacó que las universidades públicas se deben a los sectores más vulnerables, por lo que hay que crear políticas que favorezcan a estos sectores.

Nuevas oportunidades

Machado resaltó que la pandemia generará nuevas oportunidades de reinvención y reflexiones sobre los procesos académicos. Estamos en proceso permanente de análisis y reflexión, estamos convencidos que nada puede ser igual después del COVID-19. No podemos hacer las cosas como las estábamos haciendo”, expresó.

Según Machado, la pandemia causó que en un lapso de una semana se replantearan esos cambios fundamentales en las formas de los procesos académicos de la universidad, ya que se debe optar por una reinvención.

“Estamos convencidos que el 2021 también va a ser diferente, hasta que encontremos ese camino que nos permita decir 'este es el modelo, el currículo que vamos a implementar tanto de aprendizaje como de evaluación', para poder alcanzar la formación de nuestros profesionales”, finalizó.

Conoce la UNAN-León  

La UNAN-León fue fundada en 1812, la segunda en Centroamérica y la última en América de ser fundada por la colonia española. En 1947 la Universidad de León fue elevada al rango de universidad nacional y es en 1958 cuando logra su autonomía universitaria, administrativa y financiera.

Al lograr su autonomía asume el lema “a la libertad por la universidad”, y desde su fundación ha estado relacionada con el acontecer nacional, regional e internacional.

Actualmente, cuenta con una oferta académica de 92 carreras, de ellas 23 son de pregrado técnico superior, 39 en el grado de licenciatura e ingeniería y 30 de posgrados, de las cuales hay 10 especialidades, 18 maestrías y 2 doctorados.

Noticias relacionadas:

Comentarios