DESMITIFICANDO LA PASTILLA ANTICONCEPTIVA DE EMERGENCIA (PAE)

1 de Abril del 2014

Según investigaciones científicas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), de la Federación Internacional de Planificación Familiar (IPPF)) y del Banco Mundial, entre otras[1], la Pastilla Anticonceptiva de Emergencia (PAE) no es abortiva. Cualquier persona que argumente lo contrario debe hacerlo mostrando una investigación científica que lo respalde y refute los estudios anteriores.

Sin embargo, la Presidenta de Pro-vida y ex diputada, Martha Lorena Casco, declaró que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) considera la PAE como una pastilla abortiva, no obstante, en el siguiente link de la OPS claramente se establece que tan sólo es una píldora anticonceptiva: http://www.paho.org/per/index.php?option=com_content&view=article&id=883&Itemid=1.

Es decisión personal creerle a Martha Lorena Casco, pero el deber del Estado Hondureño es escuchar al PNUD, BM, PNUD, OMS y OPS, ya que son organizaciones mundiales cuya labor precisamente es investigar e informar las decisiones políticas de los estados afiliados.

Violaciones sexuales

En Honduras se estima que 10 mil niños son víctimas de explotación sexual comercial y la mayoría proviene de la zona rural del país, informó Casa Alianza, ONG que da refugio a niños y niñas en riesgo social. Por otra parte, el Ministerio Público (MP) recibió el año pasado más de 16 mil denuncias formales por violaciones contra mujeres. ¿Cuántas más no se denunciaron?

¿Por qué estas niñas y mujeres no pueden tener una alternativa, no abortiva, para no tener hijos bajo estas condiciones? ¿Por qué quitarles la oportunidad de evitar un embarazo no deseado? Sea violación o un descuido, toda mujer (y hombre que sea responsable con su pareja) tiene derecho a prevenir un embarazo en caso de una emergencia o cuando otros métodos anticonceptivos fallen.

¿Alguna vez se han preguntado por qué en los países de Europa  y Norte América esta píldora es legal desde hace décadas? La respuesta es sencilla, tienen la fortuna de contar con Estados que se responsabilizan de la salud (mental y física) de su población, basando sus políticas en estudios científicos y no en opiniones personales.

A continuación comento algunos argumentos en contra de las PAE que no pueden ser parámetros para definir una política de salud:

«La píldora del día siguiente es para mujeres que andan con uno y con otro»

En el periódico leí la declaración de una mujer que dijo estar en contra de las PAE «porque es para mujeres que andan con uno y con otro».  Si ese fuera el caso, ¿qué más da? ¿Acaso no es una buena idea prevenir el embarazo en mujeres que algunos consideran que viven su sexualidad irresponsablemente?

En cualquier caso, no nos corresponde juzgar. Acaso estos grupos religiosos que se oponen a la legalización de la píldora y despotrican contra algunas conductas sexuales de las mujeres no recuerdan que Jesús dijo que el que esté libre de pecado, que lance la primera piedra. En ese sentido no entiendo la manía de algunos religiosos en juzgar al prójimo.

«La píldora del día siguiente va en contra de la iglesia»

El Estado Hondureño es laico, y no toda la población hondureña debe adscribirse a las leyes de la Iglesia. El uso de la píldora no viola ningún derecho individual o colectivo.

Corriendo el riesgo de parecer disco rayado repito: esta pastilla podría prevenir el embarazo en varios tipos de emergencia como violaciones y fallo de otros métodos anticonceptivos, pero no funciona en lo absoluto como un abortivo.

Las personas religiosas son libres de no tomar esta pastilla si la consideran una ofensa ante Dios. Al igual que los ciudadanos que no opinen así deben tener acceso a usarla, o ¿acaso una niña que fue violada no tiene el derecho de prevenir un embarazo?

 «La píldora del día siguiente promoverá la promiscuidad y las enfermedades de transmisión sexual»

Este argumento carece de sentido. Si la mujer corre el riesgo de embarazo, el sexo sin protección ya ocurrió, por lo tanto la enfermedad ya se pudo haber transmitido, independientemente de que haya o no embarazo.

No se puede ser indiferente al embarazo en la adolescencia

He escuchado personas en los medios de comunicación que opinan que no les inquieta si aprueban las PAE porque personalmente no las usarían. No obstante, prevenir los embarazos no deseados no  es sólo una decisión personal, sino también un problema social.

Vivimos en un país donde la inseguridad y delincuencia tiene mucho que ver con la pobreza, la desintegración familiar, y por supuesto, el embarazo en la adolescencia. Según un informe del Fondo de Población de las Naciones Unidas (FPNU) divulgado en noviembre de 2012, Honduras es el segundo país con más embarazos adolescentes de América Latina. Ignorar la problemática del embarazo en la adolescencia (y sus consecuencias para la sociedad), es ignorar las leyes básicas de causa y efecto.

Martha Lorena Casco declaró que lamenta que el debate se traiga nuevamente a colación. Por mi parte opino que deberíamos estar siempre abiertos al debate, sobre todo cuando atañe a algo tan delicado como es la salud reproductiva de la mujer.

El debate debe ser científico, con profesionales de la salud exponiendo argumentos. Las organizaciones religiosas pueden opinar, como lo podemos hacer todos, sin embargo, buscar incidir en las políticas de salud pública sin consultar estudios científicos es una irresponsabilidad.



Noticias Relacionadas