HERMANOS CONTRA HERMANOS

10 de Agosto del 2017

Por Paúl Martínez. Fototeca Nacional Universitaria

Conferencia en el IHNCA-UCA, Managua, Nicaragua.

El pasado jueves 13 de julio, en el marco de la celebración del VI Congreso Centroamericano de Estudios Culturales realizado en las instalaciones de la Universidad Centroamericana (UCA) en la ciudad de Managua, Nicaragua, se presentó la ponencia: Hermanos contra hermanos, la memoria visual del siglo XX hondureño. La mesa general se titulaba Memoria y Cultura Visual y se llevó a cabo en la sala 2 del edificio K del campus de la UCA, a las 4:00 pm.

Esta conferencia impartida por quien escribe estas líneas, forma parte de las actividades de difusión de los fondos documentales en custodia de la Fototeca Nacional de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras. En el mes de marzo del presente año 2017, en el marco de la semana de la francofonía celebrada en la Ciudad Universitaria José Trinidad Reyes, se inauguró la exposición: Memorias del siglo XX, narradas a través de las colecciones de la Fototeca Nacional de la UNAH. Dicha muestra se dividía a su vez en tres segmentos, el primero se tituló Patrimonio y Memoria; el segundo Historia y Memoria; y el tercero Hermanos contra hermanos. Es precisamente este tercer tema el que se amplió y se presentó como conferencia en la VI edición de este importante evento centroamericano que reúne a los más destacados investigadores que alrededor del tema del arte y la cultura aportan sus conocimientos a nuestra región.

004Anonima1922

 Tropas Liberales del mal llamado Batallón de la Muerte, posan con su bandera y armamento de guerra en Comayagua. 1922. Fotografía anónima, impresión en papel fotográfico tipo Post Card, 17x9 cm.

El nombre de la exposición de marzo y de esta conferencia: Hermanos contra hermanos, se inspira en la homónima obra cumbre del artista plástico nacional Pablo Zelaya Sierra (1896-1933), cuyo cuadro de 1932 retrataría como pocos la insensatez de las guerras fratricidas que desolaban nuestra nación y la región centroamericana en la primera mitad del pasado siglo XX. Cabe aclarar, que la conferencia no es en sí un estudio social o político de las causas de la guerra, de sus antecedentes o de sus consecuencias, esa tarea ya la han realizado de mejor manera destacados historiadores, la idea de nuestra participación en el Congreso es mostrar la imagen gráfica de la guerra civil y tomar de punto de reflexión el registro fotográfico de estos enfrentamientos para tomar conciencia de la imperiosa necesidad de evitar que se repitan. Una imagen vale más que mil palabras dice el tradicional adagio, y para aquellos que dudasen de la presencia militar estadounidense en las calles de la ciudad Capital el 19 de marzo de 1924, el admirar la fotografía inferior no le queda duda de esa presencia.

002Anonima1924

 Tropas militares estadounidenses en la antigua Embajada de los Estados Unidos en la zona de La Alhambra, Tegucigalpa. 1924. Fotografía anónima, impresión en papel fotográfico tipo Post Card, 17x9 cm.

Este desfile de militares estadounidenses provocó serias críticas al gobierno de turno, los marines vinieron y se fueron sin disparar un sólo tiro, dejando solamente trás de ellos las críticas a su intromisión. Uno de sus más acérrimos criticos fue el poeta Froylán Turcios, quien crearía para denunciar este ultraje a la patria el Boletín de la Defensa Nacional. Su primer número saldría a la luz el día 21 de marzo, apenas dos días después del desembarco de las tropas extranjeras y todas las tardes de los días lunes, miércoles y viernes, se distribuía gratuitamente un nuevo ejemplar.

 001Anonima2

Ametralladora que desde las trincheras del cerro El Berrinche -fortín de las tropas del general Tosta-, asolaban cada día la sitiada ciudad de Tegucigalpa. 1924. Fotografía anónima, impresión en papel fotográfico tipo Post Card, 17x9 cm.

En 1948, Rafael Heliodoro Valle -uno de los pilares de la historiografía hondureña- resumía que en una lágrima podría escribirse la historia de Honduras, un poco menos de cincuenta años después, nuestro ilustre poeta Roberto Sosa le agregaba que más bien podría escribirse en una gota de sangre. Sangre o lágrima, ambas son tristes lienzos en donde hemos dibujado una historia trágica a todo lo largo del pasado siglo XX hondureño. La región centroamericana luego de independizarse del dominio español en las primeras décadas del siglo XIX buscó afanosamente la senda que le llevará al progreso y a la institucionalidad, desde sus inicios, las cinco repúblicas se vieron sumergidas en conflictos internos y externos que destruyeron todo intento de programas de nación. Lamentablemente el siglo XX fue la continuación de esos conflictos.

En gran medida, estas luchas de poder han quedado registradas en infinidad de fotografías en distintos soportes y captadas por diferentes artistas. Estudiaremos dos de los fondos documentales que posee la Fototeca Nacional de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras sobre este tema en particular, especialmente aquella que por su violencia y por sus secuelas mismas, cambiarían el rumbo de la historia hondureña en ese siglo, nos referimos a la incruenta guerra civil de 1924, en donde uno de los contendientes que saliera victorioso: Tiburcio Carías Andino, se entronizaría en el poder ocho años después convirtiéndose en uno más de los dictadores que gobernaron la región centroamericana a mediados del siglo XX.

007JuanAngelIrias1931

 Concentración política de Tiburcio Carías Andino para las elecciones del año 1931. Fotografía Juan Ángel Irías en película negativa blanco y negro 12x9 cm.

La guerra civil de 1924 fue un largo proceso que desde pequeñas escaramuzas y sangrientos enfrentamientos se venía gestando desde 1919, desencantos y acciones que fueron exacerbadas por el intento del Presidente en funciones -Francisco Bertrand- de imponer a un candidato de su confianza. Luego de la tormenta, las elecciones de octubre de ese año calmaron los ánimos dando la presidencia a Rafael López Gutierrez. Se repitió el mismo problema en las siguientes elecciones, esta vez Policarpo Bonilla y Juan Ángel Arias del Partido Liberal y Tiburcio Carías Andino por el Partido Nacional en octubre de 1923 se encontraron en las urnas, y de nuevo la intransigencia y la inestabilidad política se apoderaron del país. Un desesperado Ministro de Gobernación del gobierno de turno –José Ángel Zúniga Huete- ordenaba a los gobernadores políticos hacer lo necesario para evitar la presidencia de Carías Andino para no perder “el país, el partido y el poder”. El presidente Rafael López Gutiérrez pese a presiones de diversas fuerzas políticas nacionales y extranjeras, maniobró para instalar un gobierno de facto, presidido al final por Zúñiga Huete.

El candidato Tiburcio Carías Andino, quien alegaba haber ganado formalmente las elecciones, reunió un ejército de leales e inició la guerra. A él se unieron los generales Vicente Tosta Carrasco y Gregorio Ferrera, quienes desde su alzamiento en la ciudad de La Esperanza el 1 de febrero avanzaron sin mayor resistencia hacia todo el occidente del país. Tosta y su ejército se movilizaron hacia la zona Norte, tomando la ciudad de San Pedro Sula hacia mediados del mes de marzo. Ferrera y sus huestes avanzó hacia Santa Bárbara y la zona central, tomando Comayagua para el 23 de marzo.

012Anonima1924

 El general Vicente Tosta Carrasco en uno de sus campamentos. 1924. Fotografía anónima, impresión en papel fotográfico tipo Post Card, 17x9 cm.

Todas las fuerzas se concentraron en venir al asedio a la ciudad Capital: Tegucigalpa. El primero en llegar a sus alrededores fue Gregorio Ferrera, montando finalmente su campamento en Toncontín.

Hacia finales de marzo, todas las fuerzas ya estaban sobre la ciudad Capital, Carías Andino dictaba condiciones al gobierno y las fuerzas de Tosta Carrasco desde sus posiciones en el cerro El Berrinche barrían a diario el centro de la ciudad con sus ametralladoras. La diferencia en el armamento era un factor a favor de las tropas alzadas, inclusive las tropas sublevadas que asediaban Tegucigalpa usaron un avión para bombardear posiciones de las tropas del gobierno, sin causar más daño que campesinos asustados por el estruendo de las bombas que cayeron en la periferia de la ciudad.

003Anonima1924

 Aviadores posan para la cámara simulando lanzar bombas desde una aeronave leal a las tropas de Tosta Carrasco y Carías Andino. 1924. Fotografía anónima, impresión en papel fotográfico tipo Post Card, 17x9 cm

Una vista rápida a las fotografías que registraron esta última gran guerra civil del siglo XX en Honduras, nos muestra sólo al lado vencedor, existen muy pocas referencias gráficas que retraten al bando oficialista que perdió el país, el partido y el poder, parafraseando las instrucciones del oficialista Zúñiga Huete al intentar por todos los medios la llegada al poder de Tiburcio Carías Andino. En los días subsiguientes la guerra continuó, las posiciones del gobierno poco a poco fueron cayendo en posesión de los alzados, las tropas estadounidenses entraron en escena y al final a bordo del barco de guerra Milwaukee, que estuvo anclado en Amapala, bajo la tutela del enviado del gobierno de los Estados Unidos Summer Welles, las partes en conflicto se ponen de acuerdo y el general Vicente Tosta Carrasco es elegido Presidente Provisional.

La guerra termino, no así las divisiones y las acusaciones de aprovechamientos y revanchas. A Tosta le sucedió Miguel Paz Baraona, a éste Vicente Mejía Colíndres para ser el preludio de la más larga estadía de un solo personaje en la presidencia de Honduras: los 16 años de Tiburcio Carías Andino.

010Zaldivar2 

Las tropas del general Vicente Tosta Carrasco toman las trincheras del cerro Juana Laínez. 1924. Fotografía Zaldivar, impresión en papel fotográfico tipo Post Card, 17x9 cm

Al estudiar esta pequeña selección de imágenes, cabe destacar las dificultades implícitas al momento de hacer una fotografía en esa época, al menos a nivel país. Las cámaras de formato grande usadas, no eran muy manejables en situaciones extremas como lo es una guerra, su tamaño e inclusive el proceso de revelar cada placa expuesta debió haber sido una labor titánica, recordemos que las cámaras de placa hacían una toma a la vez, un portapelículas podía contener apenas dos negativos para fotografiar, en la mayoría de los casos, una de esas tomas salía errada, ya sea sub-expuesta (oscura) o sobre-expuesta (clara), por lo que podemos entender las dificultades del artista fotográfico en captar en película las acciones de guerra con la tecnología de la época. La presentación de estas imágenes y las reflexiones que de ellas se han derivado para la conferencia en el marco de este importante Congreso Centroamericano reafirman el compromiso de la Fototeca Nacional de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en el estudio y difusión de los fondos documentales que custodia y conserva.

011Anonima1924 

Las tropas victoriosas del general Vicente Tosta Carrasco en las trincheras del cerro Juana Laínez. 1924. Fotografía anónima, impresión en papel fotográfico tipo Post Card, 17x9 cm.



Noticias Relacionadas