MASIVA GRADUACIÓN DE MUJERES EN LA UNAH ESTÁ SUSTENTADA EN LOGROS, MAS QUE EN NÚMEROS

4 de Abril del 2017

En la última graduación, celebrada este 1 de abril de 2017, hubo un hecho que para el ojo común de la colectividad pudo  pasar desapercibido... pero la  respuesta radica en que la gran mayoría de los graduados eran mujeres. De los 1,239 nuevos profesionales, 792 eran mujeres (63%), mientras que un 47% eran hombres.

En los últimos años, esta balanza parece declinarse por el sexo femenino, que últimamente concentra un porcentaje de graduación mayor que el masculino. Para el caso, en el 2016 egresaron 6,594 estudiantes, de los  cuales 4,073 eran mujeres, un 61%  y 2,521 hombres, aproximadamente un 39%.

Claro está, presentar estos números y cifras en frío en pleno 2017 a muchos solo les parecerá un dato curioso, pero para entender este proceso es necesario poner los datos en un contexto como el siguiente: la carrera de derecho fue creada con la UNAH en 1847. En 1958, unos 111 años después, Alba Alonso de Quesada se convierte en la primera abogada egresada de la Universidad. Para citar otro ejemplo, la Carrera de Medicina se crea en 1881, en 1940, unos 59 años después, egresa de la misma la primera mujer, Marta Raudales. A estos ejemplos también podemos citar casos similares como Corina doctora en Química y  Farmacia; e Irma Acosta, profesional de Ingeniería, y podríamos dar múltiples ejemplos de valiosas mujeres que han destacado en la historia por su aporte a la sociedad.

Tal como destacamos en los ejemplos anteriores, contrastar los datos con rostros permite dimensionar la importancia de un número o un porcentaje, es decir, mencionar que un 63% de las personas graduadas son mujeres debe pensarse en forma de rostro, que se compone de madres, hermanas, esposas y jóvenes que culminan con un paso académico; pero que deben afrontar un mercado laboral aún marcado por perjuicios mal justificados e interpretaciones basadas en un machismo muy marcado dentro de una sociedad patriarcal.

Un dato que también debe llamar la atención es la matrícula. De acuerdo al último dato de las universidades públicas y privadas, el sexo femenino alcanza 102,934 estudiantes, representando poco más del 58%, mientras que los hombres obtienen una matrícula de 74,487 alumnos, un 42%. Este número debe interpretarse como la mejora en el acceso y la equidad de la educación superior, esto debe correlacionarse con el movimiento “Educación para todos” impulsado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), que significa un compromiso mundial de ofrecer una educación básica de calidad a todos los niños, jóvenes y adultos.

Entonces comprender la dimensión de un número significa interpretar un gran cambio en cuanto a la profesionalización de las mujeres se refiere.  Un proceso que  también se vive en otros países de la región como Argentina, donde de acuerdo al censo en el 2013, de los 1,929,813 de argentinos que completaron su formación universitaria, 1,050,662 son mujeres, y apenas 879,151 hombres, y en el resto de países latinoamericanos las cifras indican cierta tendencia en cuanto a mayor porcentajes de mujeres graduadas que hombres.

Sin embargo, entender los números y aportar cifras debe abordarse también con problemas socioeconómicos aún latentes como los que señala un informe de la ONU, que indica que las mujeres sufren de manera desproporcionada la pobreza, discriminación de género traducido en trabajos no seguros y mal pagados, aun cuando su fuerza laboral significa el motor de muchas economías como la hondureña, principalmente en el área rural, donde la situación sigue siendo adversa.  



Noticias Relacionadas