PRESENTAN EVALUACIÓN DEL HEU PARA SUSTITUCIÓN Y ELIMINACIÓN DE DISPOSITIVOS CON MERCURIO

16 de Mayo del 2017

Este martes 16 de mayo se hizo la socialización de los resultados obtenidos de la consultoría realizada en el Hospital Escuela Universitario (HEU) del proyecto Gestión Ambientalmente Racional de Mercurio (GAR Hg), la cual tiene como fin realizar un proceso gradual de la sustitución y eliminación del mercurio en dispositivos médicos.

GAR Hg es una iniciativa de la Secretaría de Recursos Naturales, Ambiente y Minas (MiAmbiente) con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y cofinanciamiento del Fondo Mundial para el Medio Ambiente, el cual será trabajado como proyecto piloto en el HEU, el Hospital Mario Catarino Rivas y en diferentes hospitales réplica de Tegucigalpa.

“Este día lo que se hizo fue conocer cuánto es la generación de mercurio que tiene el hospital a manera de actualizar la línea de base de proyecto en ambos hospitales”, explicó el ingeniero Pablo Rodríguez, coordinador nacional del Proyecto GAR Hg.

En la primera intervención se logró inventariar 17.7 kilogramos de mercurio distribuido en dispositivos médicos como esfigmomanómetros, termómetros, sondas esofágicas, reactivos a nivel de laboratorio y un porcentaje fuerte en luminarios o mejor conocido como componentes de iluminación.

Impacto del mercurio

Al no haber un manejo adecuado del mercurio al momento en que este sea derramado, tras haberse quebrado el dispositivo que lo contiene, se libera una contaminación ambiental en el trabajo y se vuelve persistente como metal. De igual manera, este puede ser inhalado por las personas, pues es un neurotóxico.

Actualmente ya hay alternativas de dispositivos –incluyendo los dispositivos médicos- que pueden ser usados para la reducción del riesgo de tener el mercurio en zonas de trabajo, “asimismo, conocer los protocolos para el manejo de la limpieza en caso de haber un derrame del mismo y, los procesos de sustitución que en un uso inadecuado pueden generar contaminación ambiental”, remarcó Rodríguez.

Resultados

El inventario presentado este día se trabajó en base a una metodología internacional trabajada con la Organización Salud sin Daño –aliado estratégico- cuya funcionalidad data desde hace 20 años en lo que es la sustitución de dispositivos con mercurio en hospitales.

Entre sus diseños metodológicos destaca la inclusión, en principio, sobre la importancia de la alta dirección y el compromiso de la misma para asumir el reto de ser un hospital libre de mercurio, que es un peldaño más para ser un hospital verde y saludable.

“En esa metodología, lo vital es el compromiso de la dirección que lo manifestó, el HEU, a través de una carta de compromiso firmada por el director, luego la conformación de un comité –de las diferentes áreas del hospital-  que va a acompañar este proceso de evaluación y diagnóstico de mercurio en el hospital y las intervenciones con el inventario a nivel del hospital”, señaló Mirtha Ferrary, especialista en el sector salud del proyecto GAR Hg.

El inventario del mercurio en las diferentes salas del hospital se realizó a través de un consultor en base a las pautas internacionales que se han identificado como portadores de mercurio, es decir, aquellos dispositivos más comunes portadores de este metal como los termómetros, los esfigmomanómetros, asimismo reactivos de laboratorio, amalgamas (área de odontología las cuales ya las están sustituyendo), y las luminarias fueron un factor que también aportó la mayor proporción del mercurio presentado del hospital.

 

En la siguiente tabla de desglosa el porcentaje por área:

RESULTADO GENERAL

MERCURIO EN DISPOSITIVOS (17,731 gramos de Hg)

 

 

Total

Iluminación

47.5%

Laboratorio

30.7%

Sondas

17%

Interruptores

1.8%

Termómetros

1.6%

Esfigmomanómetros

1.3%

Odontología

0.09%

 

IMG 20170516 WA0001

 Por otro lado, para los deshechos de mercurio en dispositivos en desuso se contabilizaron 2,000 gramos de mercurio según lo encontrado en los almacenes de bienes nacionales dentro del HEU.

“Este inventario nos ayuda a tener la fotografía de cómo está el mercurio, qué tanto mercurio hay y qué tanto se debe gestionar posteriormente con otras intervenciones […] Además de hacer un diagnóstico, también hubo una intervención para hacer inducción y sensibilización del personal para el manejo del mercurio”, remarcó Ferrary.

Por medio de este proyecto también se dieron a conocer los catálogos o alternativas viables que pueden ser importantes para el hospital, para que por medio de sus procesos de adquisición o en las políticas de compra puedan contar con posibles ofertas de selección de dispositivos libres de mercurio.

Se destaca la importancia de la necesidad de este hospital, como centro referente del país que tenga una orientación, el compromiso y que cuente –o vaya generando- una estrategia con metodologías que ayuden a ir, gradualmente, sustituyendo y disminuyendo el mercurio.

 



Noticias Relacionadas