TODOS HERMANOS: 80 AÑOS DE LA CRUZ ROJA HONDUREÑA

6 de Septiembre del 2017

Por Paúl Martínez. Fototeca Nacional Universitaria

El pasado viernes primero de septiembre, se inauguró en el Centro de Arte y Cultura (CAC) de nuestra Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) una exhibición conmemorativa de los 80 años de la Cruz Roja Hondureña, noble Institución que ha brindado innumerables servicios a la sociedad a todo lo largo de esas ocho décadas transcurridas de entrega desinteresada y deseos de ayudar a todo aquel que lo necesite en cualquier punto de nuestro país. Su nacimiento como institución internacional data del siglo XIX, primero como una idea de Jean Henry Dunant (1828-1910) quien conmovido por los heridos, mutilados y enfermos abandonados y relegados en la batalla que libraban las tropas de Napoleón III en Italia, publica su libro “Un recuerdo de Solferino” en donde llama la atención de la sociedad y le insta a crear una organización que brinde ayuda humanitaria a los heridos en tiempos de guerra sin prestar atención a su raza, nacionalidad, credo o posición económica. Con estas premisas iniciales se crea en 1863 el Comité Internacional de la Cruz Roja en Ginebra, Suiza.

El siglo XX sufriría las consecuencias de dos conflagraciones que cambiarían las relaciones de los países en todo el planeta: la Primera Guerra Mundial que afectó mayoritariamente a los países europeos y la Segunda Guerra Mundial que extendió su sombra de destrucción a buena parte de los cinco continentes. La labor de la Cruz Roja Internacional fue clave para salvar innumerables vidas y socorrer a todos aquellos civiles indefensos que sufrieron los horrores de estas guerras.

UNAH CruzRoja1987

Voluntaria de la Cruz Roja Hondureña brindando información en una de las tantas actividades que realiza esta noble Institución. Fotografía anónima, colección Cruz Roja Hondureña.

En Honduras, a raíz del sitio de la ciudad de Tegucigalpa por las tropas de los generales Tiburcio Carías Andino, Gregorio Ferrera y Vicente Tosta Carrasco en 1924, un grupo de capitalinos toma prestado el símbolo de la Cruz Roja para auxiliar a los heridos de esa incruenta guerra, destacándose entre estos nobles hondureños las figuras de doña Isolina Lozano de Guilbert, Ernesto López Callejas, Tilita Idiáquez, Marina Escalón, Emmita Bonilla, Marta Streber, Delia Becerra, Ramón Alduvín, Chole Lozano, Martha Montís, Marieta Guilbert, Mariano Montís, Carlos y Roberto Rivas, Hernán López Callejas, Luz Becerra y Benjamín Guilbert, nombres que aparecen al pie de una fotografía en el artículo de Filadelfo Suazo publicado en la portada del diario El Día del jueves 27 de abril del año 1972. 

El 6 de octubre de 1937 en el emblemático Cine Palace de Tegucigalpa, amparados en el Acuerdo 475 del gobierno del general Tiburcio Carías Andino se formalizó ya con su personería jurídica la Cruz Roja Hondureña, logro que fue posible gracias a la entrega de doña Enriqueta Girón de Lázarus y Jorge Fidel Durón. El 1ro. de agosto de 1941 el Gobierno de Honduras emite la primera estampilla postal con el fin de apoyar con los ingresos recaudados en su venta a las labores de la naciente organización. El valor de esta estampilla ascendía a un centavo de Lempira y fue acordada su impresión bajo el Decreto Legislativo No. 66 del 7 de febrero de 1941. Posteriormente en 1945, 1950, 1964, 1969, 1987, 1999 y 2005 se emitieron y se contramarcaron nuevos valores en estampillas postales siempre en apoyo a las actividades de la Cruz Roja Hondureña.

UNAH 19Conmemorativas

Estampilla emitida en honor a Jean Henry Dunant como tasa obligatoria para el correo doméstico e internacional con valor de un centavo para apoyar los proyectos de la Cruz Roja Hondureña. Fototeca Nacional Universitaria, Colección Gráfica.

Siempre en cualquier lugar que ha sido necesario, la Cruz Roja Hondureña ha estado presente fiel a sus nobles principios de servir a la humanidad. En los principales conflictos sociales, desastres naturales, accidentes, o cualquier eventualidad que aqueje a la sociedad hondureña se ha podido contar con esta noble Institución. La muestra inaugurada en el Centro de Arte y Cultura se ha basado mayoritariamente en fotografías, lo que demuestra la importancia que como documento histórico pueden cumplir estas imágenes. Estas referencias se han tomado del banco de datos de la Cruz Roja y de los fondos documentales que custodia la Fototeca Nacional de nuestra Universidad. Ha sido un excelente ejercicio que rescata por una parte el acervo visual sobre este tema en particular y visibiliza también a los protagonistas que hicieron posible a lo largo de los años la creación de esta benemérita institución.

UNAH 1924GuerraCivil014A

Damas de la sociedad capitalina que apoyaron las actividades humanitarias hechas bajo el nombre de la Cruz Roja, doña Isolina Lozano de Guilbert aparece como segunda en la imagen superior de izquierda a derecha. Fototeca Nacional Universitaria, Fondo Documental Archivos de la Memoria José Gonzáles.

La guerra que enfrentó en 1969 a dos pueblos hermanos como lo han sido siempre Honduras y El Salvador fue una dura prueba para la Cruz Roja en ambos países, y apenas cinco años después, un desastre natural ponía a prueba el temple de ella en Honduras: en septiembre de 1974 el huracán Fifí destrozaría buena parte de la infraestructura víal, así como edificaciones, cultivos e infinidad de humildes viviendas en todo el país. Nuevamente a finales del mes de octubre del año 1979, copiosas lluvias desbordarían los ríos Chamelecón y Ulúa haciendo estragos en la costa norte de Honduras. La Cruz Roja Hondureña diría presente en las labores de evacuación de personas y en brindar ayuda humanitaria a los miles de damnificados afectados en estas tragedias.

Ese año 1979 traería nuevos desafíos a la benemérita Institución, ya que la sombra de la guerra oscurecería nuevamente los cielos centroamericanos. El triunfo del Frente Sandinista de Liberación Nacional en la hermana República de Nicaragua obligaría a una buena parte de la antigua guardia somocista a buscar refugio en Honduras, así como también a millares de nicaragüenses que huyeron de la guerra a todo lo largo de la frontera. De pronto, los departamentos de El Paraíso y Choluteca se llenaron de campamentos de refugiados civiles y también de militares, seres humanos que necesitaron techo y comida en tanto se normalizaba la situación en el vecino país. Las capacidades de la Cruz Roja Hondureña se vieron puestas a prueba al máximo. Al pasar de los meses, los departamentos de Olancho y Gracias a Dios también recibieron oleadas de inmigrantes nicaragüenses que obligaron a ampliar el accionar de la Institución.

UNAH 1941 02 07Decreto66 B2

Estampilla emitida como tasa obligatoria para el correo doméstico e internacional con valor de un centavo para apoyar los proyectos de la Cruz Roja Hondureña. Fototeca Nacional Universitaria, Colección Gráfica.

UNAH 1974FifiCholomaA

Donación de la Cruz Roja, Gobierno de Venezuela y Caritas para albergar a los damnificados del huracán Fifí en las cercanías de Choloma, Cortés. 1974. Fotografía anónima, Fototeca Nacional Universitaria.

La sociedad centroamericana de la década de los 80’ se polarizó, las guerras civiles se acentuaron en los países vecinos de Guatemala y El Salvador, por su parte Nicaragua luchaba por defender su forma de gobierno y la contrarrevolución iniciaba sus operaciones desde bases penosamente instaladas en Honduras. La Cruz Roja atendía sin distingos de ideologías o credos a quienes le necesitaban. Termino esa azarosa década, y nuevamente la naturaleza se ensañó con nuestro territorio, a finales de octubre de 1998 un debilitado huracán Mitch ingresa a Honduras dejando trás de si una estela de destrucción. La Cruz Roja ve probadas sus capacidades nuevamente al máximo, nuestra vulnerabilidad como sociedad y nuestra endeble infraestructura urbana provocó que este fenómeno natural pasará a ser una catástrofe humana de proporciones incalculables que hasta nuestros días se continúan padeciendo sus consecuencias. La Cruz Roja Hondureña también es esta ocasión estuvo presente en todos los rincones de nuestro territorio en donde su ayuda se necesitó.

UNAH CruzRojaRefugiados80 01a2

Campamento de refugiados en la zona sur de Honduras, cerca de la comunidad de Yusguare, Choluteca. Ca. 1980. Fotografía anónima, Colección Cruz Roja Hondureña.

 

PMartinez1998 11MItch003

Destrucción del puente Mallol al desbordarse el río Choluteca en el centro histórico de Tegucigalpa. 1998. Fotografía Paúl Martínez, Fototeca Nacional Universitaria.

En el año 2004, expresaba Susan Sontag que en el último medio siglo transcurrido las fotografías habían servido de base para juzgar y rememorar casi todos los hechos importantes de nuestra sociedad, esta exposición en honor a la Cruz Roja Hondureña es una prueba de ello. Es la imagen fotográfica la que nos trae a la mente el recuerdo de aquellas personalidades que sentaron las bases para crear tan benemérita Institución, es la fotografía las que nos ha servido de testigo y nos permite traer a la mente hechos del pasado, tanto los recuerdos infames como el de las guerras, como también nobles e imborrables al congelar para la posteridad la imagen de la entrega desinteresada de personas que sin pedir nada a cambio, lo brindan todo para el bienestar de la humanidad. Valgan estas sencillas palabras para honrar y mostrar nuestro más profundo aprecio y respeto hacia todos y todas que portan con orgullo el símbolo de la Cruz Roja Hondureña y que cumplen en este 2017 ochenta años de invitarnos a todos a ser hermanos.

UNAH CruzRoja1987LaLaguna

Brigadas de voluntarios en programas de servicios a la comunidad en la ciudad de Comayagüela. 1987. Fotografía anónima, Colección Cruz Roja Hondureña.

 



Noticias Relacionadas